Mi guitarra estaba rota. Bueno en realidad no era mía, era de mi hermano. Yo no tuve mi propia guitarra hasta muchos años después. Los deseos son muchos más intensos cuando uno es niño. De adulto uno deja como de desear cosas o la sensación de desear es mucho menos intensa. Durante mi infancia y los primeros años de mi adolescencia estuve usando las guitarras de mis hermanos una de las cuales tenia una raja en el lomo de unos treinta centímetros y su aspecto y sonido eran lamentables. La de mi hermano mayor era casi inaccesible pues era de mayor calidad y si en algún momento te pillaba tocándola había bronca seguro. Así que me pasé años ahorrando el poco dinero que conseguía e ingresándolo en la “cartilla” de una caja de ahorros del pueblo que a todos los niños nos abrían cuando nacíamos con la esperanza de que ahorráramos durante toda nuestra vida para que cuando llegáramos a adultos tuviéramos algo, nada más lejos de la realidad.

 Yo quería mi propia guitarra. Era lo que más deseaba en el mundo y martirizaba a mi madre día tras día. Llegué a ahorrar para ello casi ocho mil pesetas pero no me llegaba para un buen instrumento. Atesoraba con el tiempo mi pequeña fortuna creyendo que en el banco estaría segura. Económicamente aquellos no fueron buenos años para mi madre por lo que sin yo saberlo ella no tuvo más remedio que usar aquel dinero para poder salir adelante y así volví a no tener nada. Durante un tiempo no me lo dijo  hasta que un día lo supe. No paso nada. El enfado duro no más de media hora. Comprendí la situación. Mi sueño se esfumó en un momento pero no mi deseo. No se si lloré, creo que no. A ella si la vi muchas veces llorar y creo que fue por ello por lo que jamás le reproché nada de lo sucedido y acepté la nueva situación. Me prometió que tendría mi guitarra aunque yo sabia que tardaría mucho tiempo en llegar.

 Seguí tocando las guitarras de mis hermanos y amigos cuando podía. Muchos años después y cuando mi deseo casi había caído en el olvido mi madre me compró una magnifica y preciosa guitarra la cual aun conservo y en las raras ocasiones en que la toco todos estos recuerdos vienen a mi mente y me hacen sentir más vivo que nunca.

(Fragmento de una sesión especial del pasado mes de Agosto en Maldivas).

Tracklist

Intro.-Jean Sibelius_Vals Triste

1.-Capella_Hosini

2.-Zero Remix_Nacho Sotomayor

3.-I Had This Thing – Sebastien Remix_Röyksopp

4.-Wonderful Remix_Nacho Sotomayor

5.-Breathing_Nacho Sotomayor

6.-Herneise Original Mix_Boral Kibil & Mahmut Orhan

7.-Soft Landing_David Hohme, Jody Wisternoff, James Grant

8.-Tuesday Maybe (Modd_Extended_Mix)_Way Out West

9.-An unknown thing_Nacho Sotomayor

10.-We move in the dark_Way Out West

11.-Clap your hands_Whilk Misky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *