Creo que de todas las artes la música es la que tiene mayor poder para en cuestión de segundos traernos fragmentos de nuestro pasado que creíamos olvidados. Dicho de otra manera la música puede llevarnos en segundos a momentos que vivimos hace ya mucho tiempo casi sin darnos cuenta y que ahora daríamos cualquier cosa por repetir los cuales sentimos con mayor intensidad en el presente mientras la música fluye. Es así de triste la vida, en la mayoría de los casos la vivimos casi sin sentirla obviando que ese es el único sentido que tiene: vivirla y cuando echamos la vista atrás ya es demasiado tarde. Se nota que voy teniendo una edad sino no haría este tipo de reflexiones.

Así como un perfume, un lugar, una frase nos transporta a momentos recorridos hace tiempo, la música nos hace realmente vivirlos de nuevo envolviéndonos en un goce que casi roza la felicidad más absoluta. En ese momento nos regodeamos con el pasado como un gato con una madeja, no queriendo salir de ese ensueño jamas mientras la música dura. Una vez se acaba una duda nos desarma, ¿sucedió?, ¿me lo estoy inventando?, ¿ocurrió alguna vez pero mi imaginación lo está moldeando de otra forma para que sea más bello?. Bueno, eso esta ahi. Allá la manera de ver las cosas de cada uno. Es obvio que hay ceporros que ni música ni hostias, viven sin darse cuenta de nada. Algunas veces he pensado que casi sería mejor así. No se.

Supongo que esto podría definirse como nostalgia. Hay gente que carece de ella y nada de esto que estoy describiendo les sucede. Quizás yo sea un nostálgico insoportable cosa que no estoy muy seguro de que me agrade. Y me resulta curioso por que a la hora de enfrentarme a mi «trabajo» jamás echo la vista atrás, todo lo contrario. Me horroriza repetirme (aunque irremediablemente lo hago, es inevitable) y es por ello por que intento siempre dar un pasito hacia adelante. Sin embargo cuando oigo algún tema de los que me encantaban durante alguna etapa de mi vida se disparan unos resortes que me hacen tambalearme entre las telarañas de los recuerdos y de pronto los vivo como si fueran ayer. Me parece un hecho sorprendente y me gustaría que se repitiera más a menudo. Bueno, no estoy seguro. Algunas veces el pasado se me viene encima de una forma no tan gustosa, como una losa difícil de soportar y termina agobiándome. Respiro y miro al presente o sea, a ninguna parte.

De todas formas y aunque me contradiga constantemente (contradicción es mi primer apellido, inseguridad el segundo) me parecen maravillosos esos segundos, minutos, en los que una música me transporta a momentos en lugares con personas que tanto unos como otras ya ni siquiera están, llego a dudar incluso si existieron y donde puedo gozar con el simple hecho de mirarlos a los ojos de nuevo y sentirme acompañado y tranquilo.

Fotografias_recuerdo

«Me gusta rodearme de recuerdos, de igual modo que no vendo mis trajes viejos. A veces subo al desván donde los guardo y recuerdo los tiempos en que aún estaban nuevos y todas las cosas que hice cuando los llevaba». Gustave Flaubert

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *