Sueños

Siempre me ha gustado soñar casi más que vivir aunque ahora ya le estoy pillando el punto a vivir. Como decía Buñuel, de las 24 horas del día seria feliz si pudiera estar soñando 20 y solo cuatro despierto para hacer mis cosas . Algunas veces me es difícil saber cuando estoy soñando y cuando viviendo. De las dos formas de soñar me quedo con la de soñar durmiendo pues la de soñar despierto te hace sufrir mucho más. Generalmente cuando sueñas despierto siempre se suele desear algo que echas en falta o te gustaría tener o vivir y te imaginas como seria si fuera realidad mientras que los sueños mientras uno duerme son siempre mas reales que la realidad misma.

Sueños1

Yo empece a soñar mucho o por lo menos a recordar mucho mejor mis sueños cuando deje de fumar porros. Hasta entonces olvidaba lo que había soñado justo en el momento en que despertaba. Ahora incluso hay veces que al despertar hay un momento de intersección entre la historia en la que en sueños soy el protagonista y la realidad que se me viene encima. A lo largo de la vida se tienen numerosos sueños, de todas clases, tamaños, colores, olores y texturas pero hay algunos que se repiten constantemente y que supongo que serán el resultado de nuestras fobias, deseos, traumas o simplemente del azar. Siento cierto pudor al contar mis sueños pues creo que es una parte bastante intima de mi vida y quizás refleja la fragilidad de algunas partes de mi alma por lo que al hacerlos públicos puede que también esté dejando al descubierto aquellos puntos en donde soy más vulnerable. Pero me da igual.

Entre mis sueños destaca uno que me inquieta y es que en el momento menos oportuno me doy cuenta de que no llevo calzado. Justo en el instante en que mas desapercibido necesito pasar me quedo descalzo, no encuentro mis zapatos por ninguna parte y creo que todo el mundo me mira a los pies por lo que intento esconderlos continuamente. Una situación bastante embarazosa. Pocas veces consigo encontrar mi calzado y me despierto con cierto desasosiego.

Hay otro sueño que se repite muchas veces y que soy consciente que es el resultado de mi pánico escénico. Hay muchas variaciones pero todas terminan en lo mismo: una angustia terrible. Por poner un ejemplo: un concierto de guitarra clásica está a punto de comenzar. La sala esta totalmente llena y yo me encuentro ente bastidores mirando como se desarrolla todo justo minutos antes de que el concierto comience. En un momento dado alguien se acerca a mi y me entrega una guitarra, por cierto preciosa, y me dice que si estoy listo pues empezamos en pocos minutos. En ese momento me doy cuenta que el guitarrista que debe dar el concierto de hora y media sin haber preparado nada y sin ni siquiera saber tocar bien la guitarra soy yo. Intento convencer a los organizadores, técnicos, managers, en general a toda la gente del equipo organizador del evento de que yo no se tocar la guitarra pero nadie me escucha. Todos me miran como si estuviera bromeando. Tremenda situación.

La mayoría de mis sueños no se resuelven. Es decir, se plantea una situación, casi siempre embarazosa, pero no se resuelve de forma positiva, se queda ahí, en el aire lo cual también puede que sea un reflejo de mi  vida la cual está siempre muy lejos de resolverse.

Voy por la calle, empiezo a mover los brazos como una oca cuando sale corriendo asustada por algo y poco a poco, conforme más muevo los brazos me elevo y comienzo a volar. Nunca alcanzo una altura muy grande pero lo bastante como para que los cables que cruzan las calles, generalmente en el pueblo donde vuelo (siempre es es un pequeño pueblo donde este tipo de molestos cables aún existe) se conviertan en un gran impedimento lo que me hace reducir el movimiento de mis brazos e ir descendiendo para esquivarlos. Así mi vuelo es irregular y fatigoso aunque al mismo tiempo me produce bastante placer elevarme y algo de miedo también el continuo descenso.

Hoy he leído en la red: “Mereces lo que sueñas”. Espero que no sea verdad.

Algunos sueños son cercanos a una pesadilla pero jamas me despierto aterrorizado ni nada parecido. Por ejemplo sueño muchas veces que sigo en el instituto o en la universidad y conforme el curso avanza voy dejando asignaturas pendientes hasta el punto de que la carga es demasiado pesada y la presión se convierte en insoportable. No apruebo nunca ninguna asignatura, bueno quizás uno o dos. Así mis estudios se prolongan toda mi vida lo cual es terrible. También este tipo de sueño se mezcla con que nunca encuentro los libros de texto. Nunca recuerdo donde los he dejado y por mas que recorro las aulas y miro debajo de los pupitres mis libros nunca aparecen. Entre eso y mis asignaturas pendientes lo paso realmente mal. Está claro que mi época de estudiante me dejó marcado.

Algunas veces mi sueño me lleva a episodios pasados de mi vida pero en mi estado actual. El que más se repite es en el que ahora, a mi edad y en mi situación actual, debo volver al colegio universitario de Zaragoza en el que estuve interno mientras estudiaba allí. Una situación terrorífica pues aunque yo intento explicar a todo el mundo de allí que yo tengo que volver a mi vida cotidiana en Madrid nadie me presta la más mínima atención y dan por hecho que yo debo continuar en la residencia para desesperación mía.

maison_moschino_suenos_a_la_carta_4263_630x

Si hay un elemento común en todos mis sueños es la indiferencia con la que la gente me trata. Parece como si los personajes de mis sueños me dejaran claro a cada momento que ellos pertenecen al mundo de los sueños y que yo soy un intruso venido de la realidad. Quizás esto también tenga que ver con mi vida real ya que algo de indiferencia hay en la actitud del resto del mundo conmigo, o por lo menos es la sensación que tengo. Uso continuamente la palabra “quizás” o la expresión “puede que” por que al hablar de sueños nada se sabe, nada es real ni seguro, hay un misterio que lo rodea todo y no puedo afirmar nada categóricamente, simplemente que lo sueño y ya está. De ahí mi continuo dudar.

Estos son los sueños que se repiten con cierta frecuencia cuando duermo pero hay otros que aunque no aparecen mas que pocas veces, si acaso una sola, me dejaron gran huella y de los cuales no he podido olvidarme jamas.

La muerte ha sido uno de los temas que mas me ha impresionado en esos sueños. Varias veces han sido las que he soñado que moría y vivía con claridad ese momento en que dejas de vivir y disfrutaba de lo que se siente cuando uno muere. Algo bastante curioso, impresionante, inexplicable y que me paralizó por completo durante algunos minutos al despertar pues este sueño si que me hacia despertar. Una vez fue una bomba. De pronto una explosión y todo fundió a negro. Yo ya estaba muerto pero seguía ahi esperando a ver que sucedía y preguntándome si eso era la muerte, y si, aquello era la muerte. Otra vez en una película de romanos hacia de extra  y en una pelea con espadas varios romanos me daban decenas de espadazos en el abdomen y notaba como la vida se iba con cada puñalada. De nuevo todo funde a negro. Y la última en un terremoto o bombardeo yo me encuentro en una cuarta o quinta planta y de pronto de derrumba todo conmigo dentro. Noto como todo cae conmigo hasta que de pronto se hace el silencio y de nuevo el negro lo cubre todo. Ya estoy muerto.

Muchas son las noche que paso un rato con mi Madre y suelen ser sueños realmente placenteros y de los que me despierto con la mejor sensación que uno pueda tener y al mismo tiempo disgustado por que ese momento que comparto con ella se acabe.   Son tan reales!.

Por ultimo quiero contaros un sueño de los más impresionantes que he tenido en mi vida y ese fue uno en el que mi Padre, muerto hace mas de cuarenta años, volvía a la vida como quien viene un rato de visita a ver que tal va todo. Yo estaba en mi casa y en un momento veo como mis hermanos vienen y me dicen que los acompañe que quieren que vea a una persona. Me acerco junto a  ellos a una persona que esta sentada en la cocina y conforme me aproximo mi cuerpo se va convirtiendo en el niño que fui cuando el murió. Lo reconozco al instante aunque lo noto algo cambiado, más viejo, como si durante todos estos años muerto hubiera seguido envejeciendo en su tumba. Mis hermanos me lo presentan aunque como digo yo ya lo he reconocido. Nos cogemos de las manos, la escena es sublime, no cabe ya más ternura. Al cogerlo de las manos se las miro y reconozco un anillo de oro con un gran rubí que el siempre llevó mientras vivía y en ese preciso momento me doy cuenta que sus manos están putrefactas, la piel es como de carton, como de alguien que lleva muerto muchos años, su cara también tiene algo de eso aunque sus ojos no puedo verlos en ningún momento pues lleva unas gafas ahumadas. Me aterroriza pensar que aunque de mi corazón brota un intenso amor solo existente en ese sueño me encuentro ante un muerto y que pronto el tendrá que volver a su tumba y yo también volver a mi estado de adulto. En ese momento me desperté absolutamente conmocionado. Fue maravilloso querer a mi padre solo una vez aunque haya sido en sueños.

“Nuestros festejos han terminado. Estos actores nuestros, como te avisé, eran todos espíritus, y se han fundido en el aire, en sutil aire, y, como la tela sin cimiento de esta visión, las torres coronadas de nubes, los espléndidos palacios, los solemnes templos, y la misma gran esfera, con todo lo que le pertenece, se disolverá, y, como este efímero espectáculo, no dejará rastro alguno. Estamos hechos de la misma sustancia de la que están hechos los sueños, y nuestra pequeña vida se encierra en un sueño.”. La tempestad. W. Shakespeare.

Las posibilidades

Las posibilidades de la Música son infinitas, las posibilidades de instrumentos como la guitarra, el piano, o el violín son infinitas también. Las posibilidades de llegar a ser un buen interprete o el mejor interprete ya no son tan infinitas y las de obtener cierto éxito como tal ya se convierten en escasas.

Nunca he sido una persona vanidosa, no me ha interesado nunca el éxito tal y como la gente lo entiende, ni se me ha pasado por la cabeza crear un ídolo de mismo, me ha interesado mucho mas la Música sobre todas las cosas y puesto que la interpretación y la vanidad, en la mayoría de los casos, van de la mano nunca me ha gustado interpretar sino componer. La creación musical es uno de los pilares de mi vida si no mi vida entera y puesto que la música electrónica multiplica hasta el superinfinito las posibilidades de la composición he escogido este medio de expresión,. Podía haber elegido otro, pero eso además otros aspectos , mas estéticos que otra cosa, es lo que han hecho que me enganchara en este tipo de creación y no en otro. Simplemente es un medio y no considero la Música electrónica un tipo de música de ahí que a lo largo de mi producción puedas encontrar casi de todo lo relacionado con la música popular contemporánea.

Sigue leyendo